-Los beneficiarios del programa son niños niñas y adolescentes en situación de peligro, riesgo o abandono.

-Se les brinda vivienda, salud, educación (primaria y secundaria), recreación, atención psicológica, psiquiátrica, y legal.

-Trabajamos con casas hogares pequeñas, tratando de replicar en lo posible una familia, la capacidad máxima es de 12 niños por casa.

-Hacemos alianzas estratégicas con congregaciones religiosas. Las monjas viven con los niños y se encargan de su crianza. Se convierten en las “madres”. Asoprogar es el “padre” que les provee los recursos necesarios y les brinda todo el apoyo requerido.

-Se les inculcan valores y fé cristianas.

-Se intenta educarlos en oficios (ej. computación).

-Participan en diversas actividades recreativas (Ej. teatro, canto, música, béisbol, etc.).

-Los hermanos se mantienen juntos, no se separan en diferentes instituciones.

-Se trata de apoyar en lo posible a las familias de los niños y mantener el vínculo con ellos.

-Abandonan la casa alrededor de los 18-19 años. En esta nueva etapa los apoyamos con el pago de sus estudios técnicos o universitarios.

-Tratamos de mantener los costos administrativos al mínimo. La junta Directiva trabaja ad honorem. No hay costos de alquiler de oficina.